Libro de mal amor
Cal y Arena
México, 2011

«Muchos echábamos de menos en la literatura española el humor; un Camba, un Jardiel, un Fernández Flórez... Y lo tenemos: se llama Fernando Iwasaki y acaba de publicar su primera novela, Libro de mal amor. Para troncharse tierna e inteligentemente»
«Juan Palomo», El Cultural (Madrid)


«Declaración de humor y de entretenimiento, más que declaración amorosa, la obra de Iwasaki surge del inagotable manantial de la comedia, en la que predomina el triunfo del equívoco, de lo inapropiado o inconveniente de las situaciones, de lo ridículo del comportamiento humano cuando lo trivial es afrontado con solemnidad. Pero sobre todo proviene del carácter desenfadado, socarrón y entusiasta de un protagonista que ávido de vivir no fía en otra cosa que en su instinto, en su capacidad para aprehender los goces de la existencia»
Arturo García Ramos, ABC Cultural (Madrid)


«Es un libro amenísimo y entretenido que con un envidiable derroche de humor narra diez fracasos amorosos a cuál más desternillante. Se puede afirmar que todas y cada una de sus páginas están tocadas por esa cualidad que Oscar Wilde ponía por encima de todas las demás: el encanto»
Antonio Rivero Taravillo, Clarín (Oviedo)


«Iwasaki ha escrito un inteligente, agudo, brillante, hilarante en varios momentos y hermoso libro que nos convence de nuevo de que los mejores amores son los no alcanzados. Una preciosa declaración de humor de un hombre con gran sentido del amor, por poner un ejemplo de sus constantes malabarismos verbales»
Román Piña, El Cultural (Madrid)
http://www.elcultural.es/anteriores/30mayo/letras/letras04.htm


«No creo que existan libros imprescindibles, pero sí creo que los libros que nos desnudan y permiten que la sonrisa aflore por gratitud cómplice y divertida- deben ocupar un lugar especial. Por su prosa desenfadada e impecable, por su capacidad para contar historias desde una posición cómoda, desmitificadora y elegante a la vez, este libro puede ser recomendado a nuestros lectores con la seguridad de que pasarán momentos aleccionadores y muy, muy divertidos»
María Elena Cruz Varela, La Razón (Madrid)


«Genial este nuevo libro del escritor peruano afincado en Sevilla, Fernando Iwasaki. Como dice el autor, el mal amor es garantía de buen humor, y de eso está llena esta obra magnífica, entretenida y llena de ingenio que merece ser leída»
Angeles Aledo, Cosmopolitan (Madrid)


«Fernando Iwasaki nos sorprende nuevamente con un libro divertido y asombroso, concebido en la imbricada ambigüedad donde la autobiografía pugna por ser novela y viceversa»
Lale González, Mercurio (Sevilla)


«El Libro de mal amor es, principalmente, eso: el número de los desencuentros, un relato de los amores fugitivos que pasaron rozando el vado amoroso de un adolescente indesmayable. Es también literatura sobre la ilusión humana, sobre esas fragilísimas ilusiones que nunca llegaron a nada y forman, paradójicamente, nuestra vida»
Manuel Gregorio González, Suplemento Culturas (Sevilla)


«Leídas, las aventuras amorosas de Fernando Iwasaki no tienen nada de extraordinario, como la mayor parte de las cosas que nos pasan en la vida, pero lo extraordinario está en la manera de contarlas, que no otra cosa es la literatura. Es posible que al ciudadano Iwasaki le hayan pasado cosas que recuerdan a las que cuenta el escritor del mismo nombre, pero desde luego no como las cuenta, porque en ese caso tendría suficiente con haberlas vivido y no se hubiera visto en el trance de escribirlas. El lector le agradece esa separación de vida y obra, logro raro»
Francisco Bejarano, Diario de Jerez


«Que el humor no está reñido en absoluto con la literatura de la mejor ley, sino todo lo contrario, es lo que nos viene a recordar este Libro de mal amor que su autor y protagonista define con gracia y un poso de amargura, como ridículum vitae, el cual, a la vez que le hace a uno revolverse de risa en el sillón, le obliga a enjugarse, disimuladamente, alguna que otra furtiva lágrima»
Julio José Ordovás, Heraldo de Aragón (Zaragoza)


«Un relato lleno de humor inteligente y envuelto en una cierta dulzura cercana, humana y tierna. Una novela mágica pero sin misterio que provocará más de una reflexión no baldía y en todo caso una risa incontenida, fresca y libre. Una lección para corazones románticos y galanes impenitentes»
http://www.ociototal.com/arte/iwasaki.html


«El Libro de mal amor es el libro que todos hubiéramos querido escribir para saldar nuestros primeros amores reales o inventados, para poner a cero nuestro balance de gastos sentimentales no correspondidos. Quizá también, para que nuestros bellos recuerdos infantiles nos dejen de mirar desde el cine de barrio de nuestro subconsciente y quedemos liberados de sus perfumes colegiales, de la suavidad del roce de sus manos o la fragilidad de sus cinturas. Es un libro de humor y de amor; de humor que hace pensar y de amor que hace reir»
Leopoldo de Trazegnies,
Biblioteca Virtual de Literatura Satírica (Sevilla)


«Sus frases fluyen armoniosas, ricas en logros expresivos; en ellas el ingenio se une a la complejidad de matices para retratar la condición humana, haciendo un deleite continuo la lectura. Bien puede afirmarse que Iwasaki es uno de los artistas de la prosa más admirables de las letras peruanas actuales»
Ricardo González Vigil, «El Comercio»


«Si para los que no somos casanovas ni donjuanes la norma de oro es dejarse conquistar, el libro podría erigirse como un Ars amandi contemporáneo. Si después de la lectura comprobamos que estamos solos y que contamos únicamente con el humor y las palabras, podremos curarnos del dolor de haber intentado ser quienes no fuimos para aprender a ser quienes somos. El resto es literatura. Buena literatura»
Eduardo Chirinos, Estación poética (Lima)
http://estacionpoetica.perucultural.org.pe/resena8.shtml


«El estilo personalísimo de Iwasaki sólo es sencillo en apariencia, debajo de su expresividad amena hay un muy sólido conocimiento del idioma y sus posibilidades, una ironía que apela a la cultura literaria del lector y una facilidad que le debe algo a la gracia de Palma. Estamos, pues, ante una falsa ingenuidad, y parte de su talento consiste en que parezca tan natural como una conversación o una confidencia»
Camilo Torres, Hueso Húmero (Lima)